top of page

La práctica del kárate se basa en un pilar fundamental: la resolución de problemas



Tomemos un momento para reflexionar. ¿No reside la esencia de las artes marciales en la capacidad de identificar problemas y proporcionar soluciones adecuadas?


Imagina: un oponente intenta propinarte una patada en la cara. En una fracción de segundo, debes analizar el ataque, esquivarlo y reaccionar eficazmente para neutralizar al oponente. Por ejemplo, desplazarse y contraatacar con una patada al rodilla, una entre muchas estrategias posibles.


En tu disciplina y práctica, los desafíos son constantes


Técnicamente: tu postura puede ser imperfecta, tus movimientos carecer de precisión o potencia. La coordinación, fluidez, equilibrio y flexibilidad son todos aspectos a perfeccionar. Incluso una gran flexibilidad puede ser contrarrestada por una falta de fuerza en tus golpes.


En combate: cada ataque del oponente es un desafío a superar, donde cada fracaso es solo temporal, impulsando la creación de una nueva respuesta, una nueva solución.


Psicológicamente: el camino hacia la excelencia implica sacrificios y resiliencia. Obstáculos, como las derrotas, lesiones o críticas, prueban tu determinación. Es tentador sucumbir al desánimo, pero el compromiso con el camino del Budo implica levantarse una y otra vez, sin siquiera tomarse el tiempo de desempolvarse.


En relaciones: el Karate no se domina solo. Tu progreso depende de las interacciones con tus compañeros, instructores, mentores, compañeros de entrenamiento y el entorno del dojo. Cada interacción tiene un impacto directo en tu evolución.


Este fundamento, la resolución de problemas, es por lo tanto un pilar no solo para dominar el arte del Karate, sino también para sobresalir en cualquier forma de arte marcial.


La actitud del Tigre, en las 5 formas animales del Arte Marcial Psicoverbal, está orientada hacia las posibilidades y las soluciones


La metáfora del Tigre en las 5 formas animales de Shaolin ilustra perfectamente la actitud a adoptar. El Tigre, con su enfoque en las posibilidades y soluciones, es un modelo de proactividad. En su formación, se enfatizan las estrategias y tácticas que conducen a soluciones creativas, en lugar de permanecer estancado en problemas. El Tigre es un líder que avanza rápidamente y con confianza, siendo el animal más proactivo entre las 5 formas de arte marcial psicoverbal. Adoptar esta actitud asegura un camino de éxito, tanto en la práctica del Karate Kyokushin como en cualquier otro arte marcial.


El éxito también puede desencadenar problemas


Esta habilidad para resolver problemas también se refleja en cómo abordamos el éxito y el fracaso. Frente a victorias consecutivas, es fácil dejarse llevar por la euforia y descuidar la disciplina estricta que condujo a estos éxitos.


Es una trampa clásica del consumismo: distraerse con placeres efímeros y perder de vista nuestros valores fundamentales. En estos momentos, es crucial reenfocar, reajustar tu compromiso con tu disciplina de Karate o de otro arte marcial y reconectar con los principios que guían nuestra práctica.


Estar centrado en nuestro cuerpo-mente en el campo relacional: "Alinear los tres centros"


El dominio relacional juega un papel igualmente crucial. Nuestro progreso en el arte del Karate depende en gran medida de las personas que nos rodean. Entrenadores, mentores, compañeros de entrenamiento e incluso el entorno del dojo contribuyen a nuestro desarrollo. Cómo interactuamos con ellos, la atención que prestamos a sus consejos y comentarios, todo ello influye directamente en nuestro progreso.


Participar en competiciones de Karate o en eventos de knockdown, por ejemplo, requiere cooperación y coordinación con una multitud de actores. Cuanto más amplia sea tu red dentro de tu disciplina, más expuesto estarás a perspectivas diversas, desafíos variados, pero también a soluciones potenciales.


La diversidad de organizaciones de Karate también presenta 'problemas'


Algunas pueden adoptar un enfoque más fundamentalista, imponiendo restricciones estrictas y buscando controlar estrechamente a sus miembros. Continuando con el ejemplo que doy al principio de mi artículo anterior, estas organizaciones fundamentalistas cierran sus puños para evitar que el pájaro vuele. Pero al apretar demasiado, terminan sofocando al pájaro. Otras, por el contrario, abrazan una forma de consumismo, ofreciendo una amplia gama de disciplinas y experiencias, con el riesgo de diluir la concentración y el dominio del arte. Así dispersando a sus adeptos y evitando que regresen a sus centros.


La política, aunque a menudo se percibe como un elemento negativo, es intrínseca a la práctica de las artes marciales. Juega un papel crucial en el mantenimiento de la disciplina, el respeto y el orden dentro de una escuela u organización. Comprender y navegar por este aspecto de la práctica es esencial para cualquier practicante serio.

En conclusión, comprender e integrar este principio de resolución de problemas es por lo tanto una ventaja mayor. No se trata solo de dominar técnicas, sino de desarrollar un enfoque global que abarca todos los aspectos de la práctica marcial. Al enfrentar los desafíos, buscar constantemente soluciones y permanecer fieles a nuestros valores, podemos alcanzar la excelencia no solo en nuestro arte, sino también en nuestra vida.


Es por eso que la disciplina del Karate es un arte de vivir y no un arte para matar.


Gaëtan Sauvé,


"Camine por el camino del Guerrero Generativo, un camino de disciplina, coraje e integridad, en busca de la Verdad Última - una comprensión profunda de ti mismo y del mundo, guiado por las convicciones profundas de tu corazón."

5 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page